Un reporte elaborado por un senador desvela que los fabricantes de vehículos han comenzado a equipar sus productos con tecnología inalámbrica, pero no han protegido adecuadamente esas características